Párpados y Vía Lagrimal

La enfermedad más común que afecta a los párpados son las llamadas blefaritis, inflamación del borde del párpado que puede predisponer a padecer orzuelo y chalación.

Las malposiciones del párpado ocurren más frecuentemente en las personas mayores, entre las cuales están el ectropión, entropión, ptosis y retracción palpebral. Otras lesiones muy comunes son los tumores del párpado que pueden ser benignos o malignos.

Algunas de las enfermedades del párpado pueden tratarse con medicamentos, como los orzuelos, las blefaritis y disfunción de glándulas de Meibomio. Sin embargo, muchas otras necesitan cirugía como el chalación, malposiciones palpebrales, triquiasis, tumores palpebrales y blefaroplastia. La blefaroplastia es la técnica quirúrgica que se realiza para corregir estéticamente las bolsas grasas y el exceso de piel en los párpados.

En ocasiones, es necesario asociar corrección de la caída de la ceja a la blefaroplastia.

Las afecciones de la vía lagrimal provocan lagrimeo, infecciones como la llamada rija y obstrucción congénita de la vía lagrimal. Otros problemas de la vía lagrimal pueden ser las canaliculitis, dacrioadenitis y la estenosis del punto lagrimal.

Los tratamientos de la vía lagrimal pueden ser médicos cuando el problema son infecciones y se necesitan antibióticos.

En otras ocasiones para solucionar obstrucciones, se realizan cirugías como la dacriocistorrinostomia, intubaciones mono- o bicanaliculares, sondajes de la vía lagrimal en bebes, tubos de Jones, etc.